Lo que
no se ve



¿Qué es
la EII?:

LA ENFERMEDAD INFLAMATORIA INTESTINAL (EII) PARA LEGOS

Dr. D. Antonio Pereda Pérez
Socio de Honor de la AEP (Asociación Española de Pediatría)
Miembro de Honor de la SEGHNP (Sociedad Española
de Gastroenterología, Hepatología y Nutrición Pediátrica)

Dr. Pereda

La Enfermedad Inflamatoria Intestinal (EII) es una enfermedad crónica de base autoinmune que afecta al intestino desde la boca hasta el ano, en la forma que denominamos enfermedad de Crohn, o solo al colon en la que denominamos Colitis Ulcerosa.

Afecta asimismo a otros órganos: articulaciones, piel y ojos, más frecuentemente, bien precediendo o simultáneamente con las manifestaciones digestivas, otras veces complicando los tratamientos con corticoides, inmunosupresores y biológicos, medicaciones con efectos secundarios, a veces graves, que obligan a su supresión y con frecuente pérdida de eficacia por lo que hace que de forma alternativa se utilicen varios de ellos en cada paciente antes de recurrir a la cirugía.

Lamentablemente la cirugía salva la vida del paciente pero no cura la enfermedad y vuelve a repetirse el proceso, con múltiples intervenciones, que son obviamente limitadas, a lo largo de la historia natural de la enfermedad.

Secuelas de la enfermedad y de las medicaciones, que permiten la supervivencia, son la anemia o la osteoporosis.

La enfermad, que es crónica, cursa en brotes irregulares en el tiempo y en gravedad y la evolución natural es producir estenosis o fístulas complicando sustancialmente la enfermedad.

Las manifestaciones clínicas, deducibles de lo más arriba expuesto son: el dolor abdominal, verdaderamente incapacitante y de mala respuesta a tratamiento; la diarrea a veces con incontinencia, muy frecuente, que de día dificulta si no impide la actividad social y laboral, escolar en niños y adolescentes, y que de noche impide el sueño reparador necesario en todas las edades y más en ésta, lo que sumado a los síntomas de la propia enfermedad hace que la actividad del día siguiente requiera un esfuerzo muchas veces sobrehumano.

Otros síntomas de las enfermedades relacionadas y de las enfermedades acompañantes de la enfermedad inflamatoria son particulares de cada paciente y en cada momento, así como los efectos indeseables de la medicación.

Mención especial y quizás de mayor importancia son los trastornos psicológicos que la enfermedad produce en los niños y en sus padres. Ansiedad y depresión se evidencian en los estudios y son prevalentes en esta población. Estos enfermos deberían, desde el inicio de la enfermedad al ser tratados médicamente, recibir simultáneamente el apoyo psicológico necesario incluyéndose en el tratamiento multidisciplinar de esta patología.

En el maratón que es la vida, la enfermedad inflamatoria intestinal constituye un lastre que solo la enorme capacidad de adaptación y superación de estos pacientes y de su entorno, les permite continuar y llegar. Cualquier contribución para que lo logren es, no solo necesaria, sino de justicia.